meditación para gente normal

7 Mitos sobre la meditación

Uy! Creo que hay tantos que podríamos escribir una trilogía de estas de Ken Follet, jajajaj.

Vamos a centrarnos en las más escuchadas para que puedas seguir con tu vida después de leer este post. En el número 1 y como gran favorita está:

  1. No puedo dejar la mente en blanco! 

Discúlpame que te aclare: Ni tú ni nadie, alma de cántaro. 

La mente en blanco es un mala traducción de una mente en calma. Es como si intentáramos quitarnos los músculos y los huesos del cuerpo. El cuerpo es materia, es tangible. La mente es pensamiento, no puedes deshacerte de él. Así de claro. Siento desilusionarte, si pensabas que ibas a poder callar a la pesada de tu mente parlanchina, ya te digo que no.

Lo que vas a conseguir es que sea más tranquila, que te de espacios, y que se vuelva más clara y más amable, eso sí. No está mal, ¿no?

2. Yo no puedo meditar porque me pongo nervioso. 

La meditación no es para relajarse. Intentar poner la mente en blanco, o sentirse super relajado cuando meditamos, solo consigue ponernos un peso, una mochila de piedras, una obligación que nos trae tensión, lo que está muy lejos de relajarnos. Cuando intentas forzar la calma, sucede lo contrario. Así que lo que debes hacer es aceptar, aceptar que puede que te pongas nervioso, pues muy bien, ya está. Cuando aceptas, tachan, entonces ocurre, ten confianza. 

3. Yo no puedo meditar porque no soy nada espiritual. 

¿Seguro? Bueno, y si no eres espiritual, que más da. Utiliza la meditación precisamente porque eres muy racional, y quizás la meditación te de ese punto para aprovechar aún más tus capacidades mentales, así como las físicas. 

Practicando meditación, aprendes a gestionar el dolor, entiendes el esfuerzo transformado en sensación física, serás más eficaz mentalmente y hasta tendrás mejor memoria, ideas más potentes y un mejor descanso.

4. Yo no puedo meditar porque no me puedo sentar en el suelo.

¿Te puedes sentar en una silla? Ta chán! Ya puedes! Y si tampoco puedes porque tienes una patología que te impide levantarte de la cama, pues en ese caso, medita en la cama, si has aprendido a hacer otras cosas, como comer recostado, pues también puedes incluir la meditación tumbado. Además hay algún tipo de meditación que es incluso recomendado  hacer tumbado.

5. Meditar es aburrido.

Eso es que te falta entrenamiento, cuando te acostumbras, cuando aprendes, te das cuenta de lo impresionante que puede ser tu mundo interior. Piénsalo, cuando pruebas un juego o un deporte por primera vez y se te da mal o mejor dicho, tú sientes que se te da mal, lo más probable es que al principio te aburras, hasta que seas capaz de desenvolverte con soltura en este nuevo campo. 

6. Meditar no vale para nada.

Si me pongo a enumerarte la cantidad de estudios científico-médicos que dicen lo contrario, no acabamos este articulo. Pero no lo voy a hacer aquí. Puedes investigar por internet poniendo “beneficios de la meditación”, y prepárate, si quisieras leer toda la información que ya hay sobre este tema no tendrías vida suficiente. 

7. Meditar no es para mí.

Si después de leer todo esto, sigues teniendo tus dudas, prueba. Y si esta afirmación es rotunda ¿Qué haces leyendo este post? 

Solo sabrás si es para ti si lo pruebas, y siento decirte que puede que le encuentres el gustillo muy pronto y fácilmente, pero también puede que no. Puede que necesites tiempo, disciplina y compromiso. La mente siempre estará haciendo de las suyas para que te quedes en la cama un ratito más, será tu determinación y un gran PARA QUÉ lo que te acompañe cada día hasta tu sesión. 

Si te he hecho cambiar un poquito de opinión y quieres probar, a la Sangha 21 y a mí nos encantará recibirte para meditar juntos. 

Todos los miércoles (gratuito) a la 7:30 am por zoom y 21 días en meses alternos para viajar juntos a lugares impresionantes con el RETO 21.  Toda la info aquí

 

Contacta conmigo y te lo cuento todo.

Deja un comentario