Qué es el Equiyoga

¿Qué es el Equiyoga?

¿Has oído hablar del equiyoga? ¿Te parece algo rarísimo? ¿Te apetecería probar?

Equiyoga nació de la unión de mis dos pasiones, como ya puedes imaginar, el yoga y los caballos. Un día jugando con mi gran amigo Brownie, acabé haciendo posturas de yoga encima de él, unas más acrobáticas, otras más sencillas y finalmente acabé sentada en loto y meditando. ¡Fue una experiencia maravillosa! No fue algo planificado, simplemente salió así, fluyó entre los dos.

Cuando la gente oye hablar de equiyoga las reacciones son muy diferentes.

Hay gente que se entusiasma y en seguida se interesan por saber cosas, y preguntan si ellos podrían probar, si necesitan saber montar o incluso si necesitan haber practicado yoga antes. ¡La respuesta es no! No necesitan ninguna de las dos cosas, aunque sí ayuda haber hecho algo de yoga con anterioridad, no por ser más o menos flexible sino para entender de manera más fácil las indicaciones que se dan desde el suelo, ya que yo no estoy montada y las voy mostrando, sino que las voy guiando verbalmente mientras sujeto al caballo desde el suelo.

Hay otras personas que ponen cara rara y sueltan algo así como: “ya se hace yoga encima de cualquier cosa”… Mi respuesta es antes de todo sonreír y después les explico.

Qué es el Equiyoga

Desde mi humilde opinión, y repito, solo es mi opinión, el yoga puede practicarse de mil maneras, puede que la más pura sea estando completamente solo, a través de las asanas, pranayamas, meditando y tratando de alcanzar samadhi, la iluminación. Claro que también se debería introducir una dieta lacto-vegetariana, el estudio de los textos sagrados y bueno todos los yamas y niyamas. (Los explicare en próximas entradas). Pero para mí, no hay formas más puras o menos, quizás más tradicionales y más modernas. Quizás ésta sea más moderna, puede, o más occidental, pero es que nosotros somos occidentales y vivimos en la vida moderna, no sé qué hay de malo en ello y en reconocerlo.

Para mi la práctica encima de mi caballo es una conexión conmigo misma, con mi naturaleza y con la de mi pequeño cuadrúpedo. Disfruto del tiempo que paso con Brownie, paseamos, sin montura, puedo sentir su calor, sus movimientos, su musculatura y su respiración. Adapto mis movimientos a los suyos, respetando su anatomía. Adapto mi respiración a la suya. Lo hacemos todo en un pequeño bosque, donde se oyen los pájaros y sentimos la brisa en nuestros cuerpos.

Yo hago pranayamas (respiraciones), hago asanas (posturas), y meditación, a la vez siento a mi compañero y lo trato con cariño, respeto y benevolencia. Yo uno mi cuerpo, mi mente y mi espíritu, así que para mí, yo practico yoga con mi caballo.

Qué es el Equiyoga

No intento hacer cambiar a nadie de idea, hace mucho que aprendí que tratar de convencer a alguien de algo es una falta de respeto.

Pero si después de leer esto tienes alguna pregunta, duda, o simplemente te gustaría probar, Brownie y yo estaremos encantados de mostrarte lo que puedes llegar a sentir a lomos de este ser mágico.

El objetivo lo marca el propio practicante y el yoga nunca pide creer en nada, salvo en lo que uno experimenta por uno mismo
Swami Digambarananda Saraswati

Deja un comentario