Sentirnos afortunados en tiempo de confinamiento

Sentirnos afortunados en tiempo de confinamiento

Lo que pensamos crea nuestra realidad

Hoy hace 40 días que empezó el estado de alarma, o ¿fue ayer? Ya he perdido la cuenta. Y ¿Cómo te pilló a ti?

¿Solo o acompañado? ¿Con niños o sin? ¿Con perro o sin perros? ¿En el pueblo o en la ciudad? ¿Teniendo que ir a trabajar o tele-trabajando desde casa? Tantas opciones, hasta  hemos llegado a opinar sobre si es mejor que llueva o que salga el sol.

El confinamiento nos pilló a todos por sorpresa. ¿Quién podía imaginar esto en nuestros tiempos? No nos dio tiempo a elegir. A muchos nos pilló en medio de nuestras vidas.

En este tiempo escucho o leo a gente quejándose por su situación y comentando que la  que viven otros, que no es la suya, es mejor. El que está solo dice que los que están juntos tienen más suerte, los que están acompañados que necesitan tiempo de soledad. Los que tienen niños están agotados, los que tienen ventanas al norte echan de menos el sol, los que tienen terraza se han quemado, los que tienen que ir a trabajar piensan en el peligro de contagio, los que tele-trabajan piensan en las horas de más que están haciendo…. y así podríamos seguir infinitamente.

¿Qué tal si aprovechamos la situación, sea cual sea, para verla como una oportunidad?

No se trata de pensar que otros están peor o mejor que nosotros, no nos comparemos. Siempre se dijo que las comparaciones son odiosas. Se trata de pensar qué puedo sacar de bueno de esta circunstancia que me ha tocado vivir.

Si estoy solo, puedo pasar tiempo de calidad conmigo mismo, hacer lo que quiero en cada momento, poner la peli que quiero y comer lo que quiero en cualquier momento, y no discuto con nadie. Puedo aprender a meditar o leerme del tirón ese libro para el que nunca encontraba tiempo. Si estoy acompañado, disfruto de hacer cosas con esa persona, puedo aprender a dar masajes, quizás compartir una interesante conversación con una copa de vino o de estar en completo silencio. Si llueve, mejor pensar que la tierra y la atmósfera se están limpiando, y que estoy en casa sin necesidad de salir y mojarme; si hace sol, pensar que en esa tierra va a brotar vida y que podremos verla pronto. Si salgo a trabajar, qué privilegio que puedo salir y respirar aire fresco, si me tengo que quedar a tele-trabajar, que suerte tengo porque mi trabajo me permite esta modalidad. Así hay miles de motivos que pueden hacernos sentir afortunados.

La felicidad empieza en la calidad de nuestros pensamientos.

Lo que pensamos afecta a lo que sentimos y lo que sentimos a cómo actuamos. La situación no va a cambiar, pero sí podemos cambiar nuestra manera de verla.

Si estás solo y estás todo el día pensando en lo difícil que es pasar el confinamiento de esta manera, solo conseguirás tener reacciones físicas negativas, quizás nerviosismo, o falta de motivación; y esto te hará entrar en una espiral negativa que te llevará a sentirte cada vez peor.

Las personas de mi alrededor que llevan mejor este confinamiento son personas que han dedicado tiempo a conocerse, algunas ya lo llevan de serie pero son las mínimas, la mayoría meditan, hacen yoga, leen sobre pensamiento y emoción, son personas que se esfuerzan por ser positivas y optimistas. Quizás no todas cumplen todas estas características, pero son personas valientes y que hacen por quererse.

Aún así este encierro se está haciendo largo e incluso las personas más “fuertes” pueden caerse y sentirse tristes y abatidas de vez en cuando. (El estado chof es normal, como ya vimos).

Sentirnos afortunados en tiempo de confinamiento

Por eso debemos recordarnos, de vez en cuando, unos pasos sencillos que nos harán reconectar con nuestro poder interno, adoptando una perspectiva saludable de la situación.

  1. Observa lo que parece un problema y dale una nueva perspectiva. Conviértelo en oportunidad.
  2. Haz una lista de tus fortalezas. No te dejes ninguna. Sé generoso. Puedes pedirle a amigos y/o familiares que te ayuden.
  3. Cultiva la gratitud. Puedes tener un diario y escribir cada mañana o cada noche, también puedes hacerlo mentalmente, aunque al anotarlo siempre podrás volver a esas notas y darte un chute de energía. Di gracias más a menudo, aunque a veces pueda parecer de más, nunca lo está. Y también puedes escribir cartas de gratitud a tus amigos o familiares.

Este tiempo puede parecer un fastidio o incluso pueden ser muy malos tiempos, por enfermedad, falta de trabajo, o situaciones que parecen no tener nada de oportunidad, pero por duro que pueda resultar,. siempre siempre hay alguna forma de verlo mejor y sacar de tripas corazón.

Espero que tú y los tuyos estéis bien.

La felicidad de tu vida depende de la calidad de tus pensamientos.
Marco Aurelio

6 respuestas a “Sentirnos afortunados en tiempo de confinamiento”

  1. Pepón dice:

    Un post muy lleno de buena energía y grandes consejos. Agradecido de tenerte en mi vida y de poder leerte.

    Muaaaaa

  2. maria enriquez dice:

    GRACiAAAS Claudiaaaa!!!

    Es preciosooo!! Claro que siiii!! A mi me ha tocado pasarlo con mis padres y Odín, mi perro.
    Y la cantidad de cosas q estoy haciendo q por fin tengo tiempo para llevarlas a cabo!!! Jajjaja
    Claro que si!! Es una oportunidad a nivel individual brutal y colectivo, para recapacitar como unidad y sobre el planeta, vaya respiro!

    Como mi madre siempre dice ” hay que disfrutar lo que se tiene”
    Una frase q leo en casa de mi hermano cada vez q voy es “felicidad es la ausencia de deseo”
    Y otra muy bonita que vi hace unos dias ” La felicidad se encuentra cuando aprendes a amarte a ti mismo”

    Tu presencia es un regalo Claudia💗

    🙏

    • Claudia dice:

      Maria, muchas gracias por tu compartir. Tu madre es una mujer sabia, y por lo que cuentas ha sabido inculcaros esa manera tan bonita de ver las cosas.
      Que alegría leer que hay personas, que como tú, sabéis ver el lado positivo de esta situación y que con vuestros comentarios y sobretodo con vuestra actitud vais contagiando a otras personas alrededor. Así poco a poco, la red se va ampliando.
      Un abrazo enorme!

  3. Boni dice:

    Y sobre todo sentirnos afortunados de estar… Simplemente estar…

Deja un comentario

WhatsApp chat